Timber by EMSIEN 3 Ltd BG

Vida Sacerdotal - Noticias de 2003

Mensaje de los Cardenales del país y la presidencia del episcopado de Estados Unidos

Nosotros, los cardenales de Estados Unidos y la presidencia de la Conferencia Nacional de Obispos Católicos, reunidos con nuestros hermanos cardenales de la Curia romana en torno a la Sucesor de Pedro, deseamos dirigiros una palabra especial a vosotros, nuestros hermanos sacerdotes, que os entregáis tan generosamente día a día al servicio del Pueblo de Dios.

En nuestra reunión, habéis estado sumamente presentes en nuestros corazones, pues conocemos la pesada carga de sufrimiento y vergüenza que estáis soportando a causa de algunos que han traicionado la gracia de la ordenación, abusando de aquéllos a los que se les había confiado.

Lamentamos que la inspección episcopal no haya sido capaz de preservar a la Iglesia de este escándalo. Toda la Iglesia, Esposa de Cristo, está afligida por esta herida, ante todo las víctimas y sus familiares, pero también vosotros, que dedicáis vuestras vidas al «sagrado oficio del Evangelio de Dios» (Romanos 15, 16).

A todos vosotros os expresamos nuestra profunda gratitud por todo lo que hacéis para construir el cuerpo de Cristo en santidad y amor. Os prometemos apoyaros de todos los modos posibles en estos momentos de prueba y os pedimos que estéis cerca de nosotros en el vínculo sacerdotal, mientras hacemos todos los esfuerzos posibles para llevar la gracia sanadora de Cristo a las personas a las que servimos.

Nos sentimos en total armonía con el Santo Padre cuando dijo en su discurso de ayer: «No deberíamos olvidar el inmenso bien espiritual, humano y social que la gran mayoría de los sacerdotes y religiosos en Estados Unidos han hecho y siguen haciendo [...] A las comunidades católicas en Estados Unidos, a sus pastores y miembros, a religiosos y religiosas, a los profesores de las universidades y escuelas católicas, a los misioneros estadounidenses en todas las partes del mundo, se dirige el profundo agradecimiento de toda la Iglesia católica y la gratitud personal del obispo de Roma».

Al mirar al futuro, supliquemos juntos al Sumo Sacerdote la gracia de vivir este momento de prueba con valor y confianza en el Señor crucificado. A esto nos emplaza nuestra ordenación: «imitad el misterio que celebráis, modelad vuestra vida según el misterio de la Cruz del Señor» («Rito de la Ordenación»); es un aspecto esencial de lo que nosotros ofrecemos ahora a la Iglesia, que pasa a través de momentos de sufrimiento y purificación. Desde la casa del Sucesor de Pedro, que nos ha confirmado en nuestra fe, queremos confirmaros en el humilde y elevado servicio del sacerdocio católico al que hemos sido llamados. ¡Que la paz sea con vosotros!

Hecho público en Roma el 24 de abril de 2002

Busque en este sitio

Recomienda este artículo

Hazte fan

Libro recomendado

¿Nos casamos o nos vamos a vivir juntos?