Timber by EMSIEN 3 Ltd BG

Vida Sacerdotal - El celibato sacerdotal

Me decía el otro día un amigo que echaba de menos una explicación o respuesta de la Iglesia ante el debate sobre el celibato opcional para los curas. Decía que, en pleno siglo XXI, la Iglesia no puede pedir a los católicos que creamos las cosas a pies juntillas. Puede que, en parte, tenga razón, y se pueda reaccionar con mayor soltura ante este tipo de comentarios. Pero tampoco es fácil que la Iglesia diga algo y los periodistas, como cauce de comunicación con la sociedad, entiendan lo que se dice o les interese siquiera prestar atención.

El lenguaje a través del cual la Iglesia puede explicar el celibato no es un lenguaje publicitario materialista, al que está acostumbrada la sociedad del siglo XXI. El celibato sólo puede entenderse desde la fe, desde el compromiso profundo con unas ideas, y con el servicio a alguien (Dios) y algo (la salvación de todas las almas) que está muy lejos de los planteamientos vitales de un redactor de El País, El Mundo o algunos medios que han aireado este tipo de noticias. Si a ello se une que quienes plantean la polémica son personas que, supuestamente, estaban de acuerdo con estas reglas del juego (es decir, sacerdotes que, cuando se ordenaron, sabían a lo que se apuntaban y para qué), la Iglesia tiene que andar con mucho cuidado, porque de esos sacerdotes dependen muchas almas. Además, no son curas que hayan dicho que se casan y ya está, sino que exponen una opinión interna, que pretenden se considere discrepante, sin decir que se van. Seguramente lo han hecho bien aconsejados por algún anticatólico, pero con muy mala idea. Jurídicamente, no ha hecho teóricamente nada malo, y con el Derecho Canónico en la mano probablemente será difícil tomar medidas. Y si se hace algo, podrán decir que no hay libertad de expresión. Pero el fondo no es ése. El fondo es que, si se plantean estas cosas, es porque ya no tienen la fe que tenían cuando se ordenaron, o se están alejando de la Iglesia católica. O sea, están dejando de ser católicos, con el agravante de que detrás de ellos hay centenares o miles de almas.

La verdad es que lo de explicar el celibato no es fácil, ni siquiera si se trata de hacerlo ante personas con cierta formación religiosa. Y si hay gente que no entiende el celibato con el tema de los curas, imagínense cuando se trata de otras personas que, dentro de la Iglesia, consagradas o no, optan por vivir el celibato apostólico. Es frecuente, en este último caso, escuchar frases como: “bueno, tú no te has casado porque no has encontrado la mujer (o el hombre) con quien casarte”; o también “no entiendo que, si te gustan tanto los niños, no eches de menos tener tus propios hijos”. El planteamiento que mucha gente se hace es el material, es decir, no te casas para tener más tiempo libre y dedicarte a hacer apostolado, a rezar, a labores sociales, o (en el caso de los que se casan con la profesión) para dedicarte en cuerpo y alma al trabajo. Pero el celibato apostólico tiene otra dimensión. No se trata de no casarse para tener más tiempo libre (aunque es verdad que no tener cónyuge e hijos en casa te permite dedicarte a otras cosas con más intensidad, y te ahorra muchos problemas pero también te comporta otros muchos). Se trata de algo mucho más sobrenatural y, quizá, difícil de entender. El contenido y significado de la vocación lleva al que escoge el camino del celibato apostólico a ver como sumamente conveniente una vida de perfecta continencia, de la que es prototipo y ejemplo la figura del mismo Cristo en el Evangelio.

Si se considera que Cristo dedicó la integridad de su naturaleza humana -alma y cuerpo, a lo largo de toda su vida- al cumplimiento de la misión para la que fue enviado, se comprende que quien quiere seguir su modelo apostólico vea conveniente adecuar su vida a la de Cristo.

El celibato sólo tiene sentido si es para ejercer un ministerio, una misión: sacerdotal, religiosa, apostólica. Lo que no tendría sentido cristiano es ser célibe para no comprometerse con nadie, para estar más cómodo, y para ser un solterón. Tampoco es algo pensado para quienes no sienten atracción por las personas de sexo diferente. Cada uno es como es, y a todos los hombres nos gustan las mujeres y viceversa (aunque ahora parece que cada vez hay más excepciones...). Evidentemente, vivir el celibato en este mundo tiene bastantes complicaciones, porque las barreras en el trato no existen y hay que estar continuamente luchando por ser fiel a un compromiso, como lo hace quien quiere ser fiel a su mujer o a su novia.

Viviendo el celibato no se renuncia a algo malo, porque el amor entre hombre y mujer es lo más bueno y natural del mundo. Pero Jesucristo evitó cualquier atadura humana, por justa y noble que fuese, que pudiera en algún momento dificultar o restar plenitud a su total dedicación a la misión para la cual vino a la Tierra. Se comprende también, de modo análogo, la conveniencia de que el que quiere comprometerse en una misión similar, sea laico o sacerdote, haga lo mismo, renunciando libremente -por el celibato- a algo en sí bueno y santo (el matrimonio, o la vida conyugal), para unirse más fácilmente a Cristo con todo el corazón, y dedicarse con más libertad al entero servicio de Dios y los hombres.

Todo esto no convierte a los que viven el celibato apostólico en mejores ni peores que los demás. Simplemente, elige una opción vital. Los curas que ahora han salido con este manifiesto han perdido pie. No se dan cuenta de que deben respetar unas reglas del juego. La Iglesia no es una institución democrática, sino jerárquica. La democracia no es buena para todos: tampoco el ejército funciona a base de votaciones. El celibato no es esencial a la figura del sacerdote, pero desde hace miles de años la Iglesia lo ha previsto así, y tiene razones más que suficientes para hacerlo. Lo que pasa es que son razones que deben entenderse desde la fe cristiana y planteamientos sobrenaturales, no con planteamientos humanos, en el sentido de puramente materiales.

Carlos Vidal es profesor de Derecho Constitucional de la Universidad Nacional de Educación a Distancia
Fuente: PiensaUnPoco.org

Busque en este sitio

Recomienda este artículo

Hazte fan

Libro recomendado

¿Nos casamos o nos vamos a vivir juntos?