Timber by EMSIEN 3 Ltd BG

Vida Sacerdotal - El celibato sacerdotal

De un tiempo a esta parte, en los medios de comunicación, menudean opiniones encontradas acerca del celibato, una opción de vida hondamente arraigada en el seno de la Iglesia Católica. Da la impresión, por un lado, de que el celibato sacerdotal ha despertado un repentino interés, y por otro, que resulta difícil de comprender para cierta mentalidad contemporánea.

Ermita de Eunate. Navarra (España)Las críticas, curiosamente alejadas de una mentalidad genuinamente liberal y tolerante, no se quedan en el plano teórico, pues desde hace algún tiempo no faltan campañas -últimamente, basadas en acusaciones de abusos sexuales dirigidas contra sacerdotes- para intentar que la Iglesia cambie la disciplina. Alentado por este interés, y sin ánimo de agotar el tema, que sería la mejor manera de aburrir al lector, expondré brevemente algunas razones tanto de índole teológica como antropológica.

Comencemos por una cuestión histórica. Los primeros textos escritos que hacen referencia al celibato como disciplina eclesiástica se remontan al siglo IV; así en el Concilio africano del año 390 se afirma: "Conviene que los sagrados obispos, los sacerdotes de Dios y los levitas sean continentes por completo para que puedan obtener sin dificultad lo que piden al Señor; a fin de que nosotros también custodiemos lo que han enseñado los Apóstoles y ha conservado una antigua usanza". De estos textos se deduce la clara conciencia de una tradición del celibato no como de una obligación sobrevenida, sino como de una costumbre que se remonta a los tiempos apostólicos. Estamos ante el recordatorio de lo que se venía haciendo ya "desde siempre", sin ninguna intención de innovar, sino todo lo contrario.

Todo hace pensar que, aun tratándose de una ley eclesiástica y de algo que no es exigible por la misma naturaleza del sacerdocio, como demuestra la praxis de las Iglesias Orientales, estamos ante un valor evangélico que el mismo Jesucristo vivió y aconsejó, advirtiendo, eso sí, que "no todos entienden esto, sino aquellos a quienes les ha sido dado, porque hay eunucos que así nacieron del seno de su madre; también hay eunucos que así han quedado por obra de los hombres; y los hay que se han hecho tales a sí mismos por el Reino de los Cielos. Quien sea capaz de entender, que entienda" (Mt 19, 11-12). Esto nos sitúa ante las razones más profundas, de orden teológico: Cristo vivió la virginidad como signo de su dedicación total al servicio de Dios y de los hombres. Según San Pablo (Cfr. Ef 5, 26), Jesucristo -Sacerdote Eterno- ama a la Iglesia con un amor esponsal, y por tanto exclusivo.

En medio de la comunidad de los fieles confiados a sus cuidados, el sacerdote es Cristo presente; de ahí la "suma conveniencia -dirá Pablo VI- de que en todo reproduzca su imagen y en particular de que siga su ejemplo, en su vida íntima lo mismo que en su vida de ministerio". Nos acercamos así a otra de las razones: la eficacia pastoral del celibato. La consagración a Cristo, en virtud del celibato, permite además al sacerdote, como es evidente también en el campo práctico, la mayor eficiencia y la mejor actitud psicológica y afectiva para el ejercicio continuo de la caridad perfecta, que le permitirá, de manera más amplia y concreta, darse del todo para utilidad de todos (Cfr. 2 Cor 12, 15) y le garantiza claramente una mayor libertad y disponibilidad en el ministerio pastoral, en su activa y amorosa presencia en medio del mundo al que Cristo lo ha enviado.

La existencia de dificultades en este camino es evidente, pero no debemos exagerarlas. Por un lado sería ingenuo creer que la vida matrimonial es más fácil. Hoy se rompen el 40% de los matrimonios, una proporción mucho más alta que la de defecciones de sacerdotes célibes. Tanto los hombres casados como los célibes tienen que esforzarse para ser fieles a los compromisos que han adquirido. Faltaríamos a la verdad si atribuyéramos a aquellas dificultades un valor y un peso mayor del que efectivamente tienen en el contexto humano y religioso, o pensamos que se trata de algo imposible de vivir. El testimonio vivido por una legión sin número de santos y de fieles ministros de Dios, que han hecho del celibato objeto interior y signo exterior de su total y gozosa donación al ministerio de Cristo, así lo confirman.

Por otro lado, en nuestra cultura dominante, marcadamente hedonista, no es extraño que este u otros aspectos de la castidad, resulten difíciles de entender. Por ello precisamente resulta importante el testimonio cristiano de quien aplaza o relega la satisfacción de impulsos al integrarlos en motivaciones más altas. Esto no es platonismo, ni desprecio de lo corporal, sino manifestación de algo que debería ser más evidente: que el hombre no es sólo carne o instintos, sino que es también, y sobre todo, inteligencia, voluntad y libertad, y que gracias a estas facultades puede considerarse superior al cosmos por lo mismo que es dueño de sus propias tendencias.

El sacrificio que supone la continencia ayuda a profundizar en la dimensión espiritual del amor, enseña a amar con el alma, con la mente y con la voluntad, que es lo más perfecto y digno que hay en el hombre. Está claro que no a todos les es dado esto, igual que no a todos les es dado ser artistas o poetas, o marcar goles como los que marca Zidane; pero el hecho de que exista esta magnífica y sorprendente realidad, debería ser para todos un motivo de gozo. Lo mejor es que, además, quien vive el celibato, consciente de que se trata de un don recibido, de una gracia especial, lo haga con la sencillez y humildad de quien no se cree superior, como bien dice San Agustín: "más excelsa es la castidad del no casado que del casado. Pero yo, que no estoy casado, no soy mejor que Abraham".

Vicente Huerta es historiador y teólogo.

Artículo relacionado: La mayoría de los sacerdotes defiende la validez del celibato, vigente en la Iglesia desde el siglo IV,
y El celibato, artículo con ocasión de la ordenación de un antiguo pastor anglicano.

Busque en este sitio

Recomienda este artículo

Hazte fan

Libro recomendado

¿Nos casamos o nos vamos a vivir juntos?