Vida Sacerdotal - Información para sacerdotes

Discurso del Santo Padre Francisco
a los participantes en un curso para rectores y formadores
de seminarios latinoamericanos

Sala Clementina
Jueves, 10 de noviembre de 2022

Estimado Señor Cardenal,
queridos hermanos en el Episcopado y en el Sacerdocio,
¡buenos días!

Me es grato saludarlos a todos ustedes, participantes en el Curso para Rectores y Formadores de Seminarios Latinoamericanos, venidos de casi todos los países del Continente y del Caribe. Extiendo mi saludo a los colaboradores del Dicasterio para el Clero, el cual ha organizado el curso.

Encuentro con los obispos, sacerdotes,
consagrados, seminaristas y agentes pastorales

Discurso del Santo Padre

Iglesia del Sagrado Corazón de Manama

Domingo, 6 de noviembre de 2022

Queridos obispos, sacerdotes, consagrados, seminaristas y agentes de pastoral, ¡buenos días!

Estoy contento de encontrarme entre ustedes, en esta comunidad cristiana que manifiesta bien su rostro “católico”, es decir, universal; una Iglesia formada por personas provenientes de muchas partes del mundo, que se reúnen para confesar la única fe en Cristo. Mons. Hinder, a quien agradezco su servicio y sus palabras, habló ayer de «un pequeño rebaño constituido por migrantes». Así que, saludando a cada uno de ustedes, pienso también en sus pueblos de pertenencia, en sus familias, que llevan en el corazón con un poco de nostalgia, en sus países de origen. En particular, viendo aquí presentes a fieles del Líbano, aseguro mi oración y cercanía a ese amado país, tan cansado y tan probado, y a todos los pueblos que sufren en Oriente Medio. Es hermoso pertenecer a una Iglesia formada de historias y rostros diversos que encuentran armonía en el único rostro de Jesús. Y dicha variedad —que he visto en estos días— es el espejo de este país, de la gente que habita en él, así como del paisaje que lo caracteriza y que, aun dominado por el desierto, posee una rica y variada presencia de plantas y de seres vivos.

Encuentro con los obispos, sacerdotes, diáconos, consagrados,
seminaristas y agentes pastorales

Discurso del Santo Padre Francisco

Catedral de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro (Nursultán)
Jueves, 15 de septiembre de 2022

Queridos hermanos obispos, sacerdotes y diáconos,
queridos consagrados y consagradas,
seminaristas y agentes de pastoral,
¡buenos días!

Estoy contento de estar aquí entre ustedes, de saludar a la Conferencia Episcopal de Asia Central y de encontrar una Iglesia compuesta por tantos rostros, historias y tradiciones diferentes, todas unidas por la única fe en Cristo Jesús. Agradezco las palabras de Mons. Mumbiela Sierra, que en el saludo comentó: «La mayor parte de nosotros somos extranjeros»; es verdad, porque ustedes provienen de lugares y países diferentes, sin embargo, la belleza de la Iglesia es ésta, que somos una sola familia, en la cual nadie es extranjero. Lo repito: ninguno es extranjero en la Iglesia, ¡somos un solo Pueblo santo de Dios enriquecido por muchos pueblos! Y la fuerza de nuestro pueblo sacerdotal y santo está justamente en hacer de la diversidad una riqueza compartiendo lo que somos y lo que tenemos: nuestra pequeñez se multiplica si la compartimos.

"Maestro bueno, ¿qué tengo que hacer para conseguir la vida eterna?", le preguntó un hombre a Jesús y este le respondió: "vete, vende todo lo que tienes y reparte el dinero entre los pobres, y tendrás un tesoro en el cielo. Después, ven y sígueme".

Desde los orígenes del cristianismo, este pasaje de los evangelios de San Marcos, San Mateo y San Lucas ha supuesto un reto difícil para la mayoría de los creyentes.

Sin embargo, todavía hay quienes quieren rebatir aquello de que "es más fácil para un camello pasar por el ojo de una aguja que para un rico entrar en el Reino de Dios".

Mensaje del Santo Padre Francisco
a los obispos, sacerdotes y diáconos
a las personas consagradas y a los fieles laicos
en el 50º aniversario
de la Carta Apostólica
en forma de «Motu Proprio»
Ministeria Quaedam
de san Pablo VI

1. El quincuagésimo aniversario de la Carta Apostólica en forma de «Motu Proprio» Ministeria quaedam de San Pablo VI [AAS 64 (1972) 529-534], nos ofrece la oportunidad de reflexionar de nuevo sobre el tema de los ministerios. En el contexto fructífero, pero no exento de tensiones, que siguió al Concilio Vaticano II, este documento ofreció a la Iglesia una significativa reflexión que no solo dio lugar a la renovación de la disciplina relativa a la primera tonsura, las órdenes menores y el subdiaconado en la Iglesia latina -como se indica en el título- sino que ofreció a la Iglesia una importante perspectiva que tuvo la fuerza de inspirar ulteriores desarrollos.

Video destacado

Vida Sacerdotal - Información para sacerdotes  Avisos legales