Vida Sacerdotal - Información para sacerdotes

Presentada la nueva Instrucción sobre la parroquiaEn la Iglesia hay lugar para todos y todos pueden encontrar su lugar, en el respeto de la vocación de cada uno: este es el sentido de la Instrucción sobre la parroquia "La conversión pastoral de la comunidad parroquial al servicio de la misión evangelizadora de la Iglesia", promulgada el pasado 29 de junio y presentada hoy. El documento no contiene novedades legislativas, pero propone formas de aplicar mejor la legislación vigente, a fin de fomentar la corresponsabilidad de los bautizados y promover una pastoral de cercanía y cooperación entre las parroquias. Lo que emerge, sobre todo, es la urgencia de una renovación misionera, de una conversión pastoral de la parroquia, para que vuelva a descubrir ese dinamismo y esa creatividad que la llevan a ser siempre "en salida", con la contribución de todos los bautizados.

Compuesta por once capítulos, la Instrucción podría dividirse en dos macroáreas: la primera (cap. 1-6) ofrece una amplia reflexión sobre la conversión pastoral, el sentido misionero y el valor de la parroquia en el contexto contemporáneo; la segunda (cap. 7-11), en cambio, se ocupa de la distribución de las comunidades parroquiales, los diferentes papeles que se desempeñan en ellas y las modalidades de aplicación de las relativas normas.

La Santa Sede publica un Vademécum sobre procedimientos para tratar casos de abuso de menoresUna respuesta precisa y puntual a las preguntas más recurrentes es lo que ofrece el nuevo Vademécum de la Congregación para la Doctrina de la Fe (CDF). Se trata de un manual de instrucciones que, en poco más de 30 páginas y nueve capítulos, responde a los asuntos principales sobre algunos puntos de los procesos en el tratamiento de casos de abuso sexual de menores de edad cometidos por clérigos.

No es, pues, un texto normativo o una nueva legislación sobre la materia, sino un instrumento destinado a ayudar a los Ordinarios y a los juristas que necesitan traducir en acciones concretas la legislación canónica sobre los delicta graviora que constituye "para toda la Iglesia, una herida profunda y dolorosa que debe ser curada".

Tres nuevas invocaciones en las letanías lauretanas, una para los migrantesUn sol del que se descubren nuevos rayos de vez en cuando. Se podría pensar en las Letanías Lauretanas, las invocaciones seculares a la Virgen que tradicionalmente concluyen el rezo del Rosario. A las ya conocidas el Papa Francisco ha decidido añadir tres nuevas: "Mater Misericordiae", "Mater Spei" y "Solacium migrantium", es decir: "Madre de la Misericordia", "Madre de la Esperanza" y "Consuelo" pero también "Ayuda" de los migrantes.

Fue la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos la que comunicó esta disposición del Papa en una carta dirigida a los presidentes de las Conferencias Episcopales. "Son incontables los títulos e invocaciones que la piedad cristiana, a lo largo de los siglos, ha reservado a la Virgen María, camino privilegiado y seguro para el encuentro con Cristo", escribió en la carta el Cardenal Robert Sarah y el Arzobispo Arhur Roche, Prefecto y Secretario del Dicasterio del Vaticano. Ahora, especifican, "la primera invocación se colocará después de Mater Ecclesiae, la segunda después de Mater divinae gratiae, la tercera después de Refugium peccatorum".

Acerca de la normativa sobre el modo de recibir la comunión en tiempos de pandemiaEn algunos casos, las indicaciones emanadas por la autoridad eclesiástica sobre el modo de recibir la Comunión eucarística durante el tiempo de pandemia (en concreto, la Comunión en la mano) generan cierta preocupación o perplejidad entre algunos fieles y ministros. Aunque tal conducta provenga del amor a la Eucaristía, resulta de interés lo siguiente.

En primer lugar, y como marco general, los fieles no deberían olvidar que su modo de obrar dentro de las iglesias podría tener repercusiones sanitarias negativas sobre los demás ciudadanos que viven en el mismo territorio. Por ello es razonable que estén dispuestos a conjugar sus preferencias personales con el bien común, aunque ello les llevase a modificar la forma de conducta que en circunstancias normales considerarían más adecuada, para adecuarse a las indicaciones de las autoridades sanitarias, incluso cuando esas indicaciones puedan estar sujetas a pareceres discordantes, siempre que no se toque lo que es esencial o se incurriese en comportamientos pecaminosos.

Mi pequeña procesión privada del Corpus ChristiEsta mañana fui a atender a una mujer mayor en su casa. Había concertado previamente con su hijo que la visitaría hoy y le llevaría el Santísimo para que comulgara. Como siempre suelo hacer en estos casos, caminaba rezando y acompañando al Señor con jaculatorias eucarísticas. Pero cuando llegué a su casa, el hijo me informó desde la puerta que no podría pasar porque su madre había dormido mal y no se sentía bien. Por lo tanto, regresé con el Santísimo.

Aclaro que resido en Buenos Aires, ciudad en la que el pico de la pandemia aún no ha llegado, los casos aumentan día tras día, y la cuarentena es estricta y avisan que se va a endurecer aún más. Como si el tiempo quisiera acompañar este panorama, hoy es un día frío y gris, anunciando el invierno que entra pasado mañana. Para los creyentes, se añaden otros motivos de tristeza: este año no tenemos Corpus Christi, no hay Misas públicas y las iglesias están abiertas con restricciones.

Video destacado

Vida Sacerdotal - Información para sacerdotes  Avisos legales