Vida Sacerdotal - Noticias de 2008

Olivia, una joven de Mozambique que gateaba cada domingo cuatro kilómetros para asistir a Misa

el . Publicado en Noticias de 2008

Estos días se ha difundido la historia de Olivia. Se trata de una joven africana de 25 años sin piernas que gateaba cada domingo cuatro kilómetros para asistir a Misa. Unas monjas la han asistido durante un año.

Un grupo de religiosas de la congregación Hermanitas de los Ancianos Desamparados que partió el pasado año desde Valencia (España) fundaron un asilo en Chissano (Mozambique). “Cierto domingo divisamos a lo lejos por el camino algo que se movía serpenteando y cuál no fue nuestra sorpresa al aproximarnos y ver que era una joven", explicaron.

La Eucaristía
La Eucaristía

Las monjas pudieron entablar conversación con ella a través de una señora que pasaba por allí y que tradujo al portugués lo que Olivia relataba en lengua changana. Contaba entre otras cosas que "en la época más calurosa del año la arena del camino le quema las palmas de las manos".

Olivia tiene una gran sed de Dios y una fe heroica -así lo reconocen las monjas- y por eso iba a Misa todos los domingos, pero ni siquiera estaba bautizada. Las monjas informaron al párroco de Chissano, que atiende pastoralmente "un territorio muy extenso y con infinidad de feligreses con graves necesidades por estar discapacitados y no tener recursos económicos o apoyos familiares". Con el fin de preparar a Olivia para recibir el sacramento del bautismo, el sacerdote envió de forma periódica a un catequista hasta el domicilio de Olivia.

Por su parte las monjas movilizaron a sus benefactores, y uno de ellos obsequió una silla de ruedas. Olivia la estrenó el 7 de octubre de 2007, día de su bautizo.

Otro benefactor ejerció como padrino y preparó el convite que ofreció en su casa.

También le puede interesar:
Ir a Misa puede ayudar a reducir la presión arterial.

Vida Sacerdotal - Información para sacerdotes  Avisos legales